La comunidad como red de contención ante la crisis

“La comunidad es tu red y cada uno es parte indispensable de ella” afirma Elsa Morel, psicopedagoga y directora del gabinete de la Fundación Todavía es Tiempo. El trabajo en equipo y la contención entre vecinos es la mejor herramienta de que disponen las familias que viven en contextos de vulnerabilidad para sobreponerse a la crisis.

Elsa cuenta que ya tenían algo de experiencia en situaciones de educación a distancia: “Nuestra ONG pasó por dos momentos similares, por un lado, la Gripe A y por otro el accidente en Moreno, cuando se suspendieron las clases durante más de seis meses en 2018. De este modo tenemos experiencia en cómo actuar frente a una pandemia. Era necesario planificar y pensar como sería el acercamiento a la comunidad. Idear formas de continuar con la contención psicopedagógica a los chicos. Hoy en día no hay distancias ni tiempos”.

“Desde un comienzo, previo al aislamiento, empezamos a concientizar a las madres y chicos sobre el distanciamiento social. Ya teniendo la experiencia de talleres de higiene personal, uno de los temas que se trata dentro de la comunidad, nos fue fácil que los chicos se acostumbraran y entendieran el concepto de distancia social y su importancia” explica Elsa.

En barrios con dificultades para acceder a la salud, la higiene es una herramienta clave en la prevención de todo tipo de enfermedades. Es por esto que desde la Fundación se realiza un trabajo de concientización constante para que los chicos sean los principales promotores de estas prácticas en sus hogares.

Se abrió la vía de contacto por WhatsApp con las trabajadoras sociales, psicólogas y psicopegadogas del equipo, a fin de seguir acompañando a las familias a distancia. Trabajan en articulación con los gabinetes de las escuelas, para corroborar que los padres retiren las tareas y el bolsón de alimentos que corresponde a cada familia. Desde cada institución se entregaron cuadernillos que generó el Ministerio de Educación con la intención de llegar a quienes no podían continuar sus estudios vía online.

Tanto Elsa como su equipo tienen en claro cuáles son sus objetivos: “somos un nexo entre la propuesta curricular de la escuela, brindar apoyo y también hacer otro tipo de actividades como juegos y desafíos para que toda la familia participe”. No es tarea fácil, pero en tiempos de crisis como los que ha vivido la comunidad en los últimos años, es necesario sostener el aprendizaje de todas las maneras posibles. El Derecho a la Educación, que tantas veces se les niega a estos chicos, es una prioridad para el equipo de la Fundación Todavía es Tiempo.

*Nota co-realizada con estudiantes voluntarias de la agencia ADMIX de la Universidad Católica Argentina.

About the author